De nubes y chips - Calendae | Informática, Electrónica, CMS, Ciberseguridad

De nubes y chips

Hola y mil gracias por leerme. En el teclado Simón Sánchez y en el día de hoy hablaremos sobre De nubes y chips

Últimamente, parece haber derramado mucha tinta digital sobre dos temas: computación en la nube y microprocesadores. Esta semana no fue una excepción, como lo demuestra nuestra cobertura de la Conferencia Internacional sobre Circuitos de Estado Sólido (ISSCC) y el lanzamiento de la nube Cyclone de SGI.

Los microprocesadores y las nubes se unen en ambos extremos de HPC: el hardware de nivel más bajo en el corazón de la computación de alto rendimiento y el nivel más abstracto que puede proporcionarlo, respectivamente. ¿Por qué el enfoque reciente? Francamente, a veces es más fácil señalar los bordes del ecosistema HPC que tener que profundizar en todas las capas de software y hardware desordenadas que hay en el medio. Pero el otro aspecto es que estas dos tecnologías, quizás más que cualquier otra, prometen ampliar el acceso a la informática de alto rendimiento.

Obviamente, este ya es el caso de los microprocesadores. La conocida ley de Moore ha dejado de proporcionar procesadores más rápidos, pero aún nos ofrece un rendimiento de precios más alto a través de multinúcleo. En el reciente desfile de procesadores en la ISSCC, notamos que el POWER7 de 8 núcleos de IBM ha cuadruplicado el número de núcleos en comparación con el POWER6 anterior. Intel ha agregado dos núcleos cada uno a su línea Xeon e Itanium, con los próximos chips Westmere de seis núcleos y el nuevo Itanium de cuatro núcleos «Tukwila». Las CPU de doble núcleo ahora se ven extrañas en comparación.

Existe mucha evidencia circunstancial de que los procesadores más baratos y el hardware informático en general están expandiendo el uso de HPC a nivel mundial. Esta misma semana, tuvimos anuncios de nuevos sistemas HPC en la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur, la Universidad de Coventry en el Reino Unido, la Universidad de Melbourne en Australia, la Universidad de Duisburg-Essen en Alemania y el Instituto de Matemáticas Estadísticas. en Japón. Algunas de estas son implementaciones de HPC por primera vez y sin duda pueden atribuirse a la caída de los costos de procesamiento a nivel de terascala. La supercomputación seria, que solía costar un millón de dólares o más, ahora se puede hacer por cientos o incluso decenas de miles de dólares.

Tenga en cuenta que se dice que el chip POWER7 mencionado anteriormente proporciona más de 250 gigaflops, y aunque IBM no ha hecho público el precio de los cuatro sistemas anunciados que albergarán estas maravillas multinúcleo, es probable que no sean más caros que sus progenitores POWER6. Diablos, acabo de comprar una PC de cuatro núcleos por alrededor de $ 500, y aunque ese sistema no pretende ser una estación de trabajo HPC, si hubiera agregado un modelo reciente de GPU por otros doscientos, fácilmente tendría un teraflopper de escritorio.

Pero es muy probable que mi primer encuentro personal con HPC ocurra a través de la nube y no me sorprendería que esta fuera la ruta del volumen en HPC para muchos usuarios. Este modelo parece particularmente apropiado para organizaciones que usan computación de alto rendimiento en solo un segmento de su flujo de trabajo, como puede encontrar en biotecnología y manufactura. Lo comparo con la forma en que alquilé una minivan durante una semana cada julio para las vacaciones de nuestra familia en Lake Tahoe, para poder viajar con mi esposa, dos hijos y tres perros con relativa comodidad. El resto del año, solo necesitábamos nuestros autos de gasolina de alto kilometraje para ir al trabajo y otros viajes locales.

Lo mismo ocurre con la informática de gama alta: ¿Por qué construir un centro de datos complicado y una infraestructura de supercomputación si solo lo usa a tiempo parcial? Y ahora, con la nueva obsesión por la eficiencia energética y exprimir tantas computadoras como sea posible de los presupuestos de TI, el alquiler de ciclos y software de HPC nunca se vio tan bien.

Por supuesto, el costo de alquilar algo siempre tiende a ser más alto que el de poseerlo a largo plazo. Pero en el mundo de las TI, con una rotación tan rápida de hardware y, en menor medida, de software, hay poca motivación para poseer algo durante más de unos pocos años. De hecho, desde el punto de vista empresarial, cuanto más rápido se mueve la tecnología, mayor es el incentivo para alquilarla.

No me malinterpretes. No anticipo que la computación en la nube reemplace la propiedad del sistema, ni para los usuarios de HPC ni para nadie más. Incluso en la industria automotriz, tenemos tres modelos de compra relativamente saludables: arrendamiento a corto plazo, arrendamiento a largo plazo y propiedad. Sospecho que el negocio de la informática seguirá un camino similar.

No te olvides compartir en en tu Twitter y Facebook para que tus colegas lo disfruten

??? ? ? ???

Comparte